sábado, 20 de octubre de 2012

Un chaise longue para nuestra mascota


Aquí os traigo otro trabajo que he hecho para mis mascotas; un sillón bien gracioso y personal.

Os recomiendo una caja de cartón gruesa para que así aguante bien el peso y no se lastima con tanta facilidad. 


Comenzamos haciendo el diseño, podemos hacer el clásico sillón o un chaiselongue en este caso. Con mucho cuidado lo fui cortando con un cuchillo bien afilado.


Posteriormente lo empapelamos con cola para darle más fuerza y rigidez. Dos o tres capas son suficientes. Una vez seco, pintamos con el color que más nos guste.

Para que el sillón sea confortable puse goma espuma y una mantita. Decidí cubrir la goma espuma con un plástico para evitar que se ensucie.

 










En un principio, opté por el morado, pero al cambiar el color de mi habitación, decidí pintarlo de nuevo en turquesa que va que “ ni pintado”.

Aquí  veis a mi Chispi muy agusto con su nuevo sillón pidiendo que hagáis otra para vuestras mascotas. Si queréis ver como me quedó el conjunto del espacio mirad el post Un espacio para nuestros animales. Seguro que os encanta.

¡Gracias y espero vuestros comentarios. Nos vemos en Facebook y en mi blog Con Arte y Paciencia!