domingo, 1 de diciembre de 2013

Tronco de Navidad especial


 El tronco de bizcocho que os traigo  hoy es  idóneo para  estas  fechas en las que pensamos platos como  estas vistosas y deliciosas recetas de Navidad..  Perfecto para hacer un día con tranquilidad y disfrutar de él, pues no es complicado pero si es algo laborioso.  Sé puede hacer un tronco  más simple, pero con estos pasos obtenemos uno bastante realista y con unos toques de fantasía. ¿Quién se atreve? Me encantará ver los vuestros así que, ¡a qué esperáis!


¡Pincha aquí para votarme!




Por cierto, hay un concurso de recetas y me encantaría que me votaseis aquí .  Sí gano puedo llevarme un set de utensilios para la cocina que siempre vienen bien y con lo que me gusta andurrear en la cocina esto sería todo un regalazo. Es muy fácil y no hay que registrarse:) 





Bizcocho para tronco y fondo de bandeja


Separamos las claras de las yemas. Con la batidora de varillas, batimos las claras a punto de nieve (foto 1)Por otro lado, añadimos azúcar a las yemas y batimos hasta que blanqueen, Después, las juntamos en un bol, junto con una pizca de sal y un poquito de levadura en polvo, lo mezclamos pero sin batir, con movimientos envolventes y procurando que no se pierda la textura esponjosa de la mezcla, después incorporamos poco a poco la harina, tamizándola con un tamizador o un colador (foto 2).


Llegados a este punto, reservamos en un bol un poco de la masa para hacer el césped, aproximadamente un tercio,

Ponemos papel de horno sobre una bandeja grande de horno, y vertemos sobre él dos tercios, repartimos uniformemente con ayuda de una espátula sobre toda la superficie, de forma que nos quede un espesor de medio cm aproximadamente 
Introducimos la bandeja en el horno, a media altura, a 170°C por arriba y abajo, durante unos 10 minutos. Cuando esté hecho lo sacamos.

Cuando se haya enfriado,, pintamos toda la superficie del bizcocho con almíbar. Para el almíbar,, aproveché el que  me había sobrado de la deliciosa  compota de membrillo. Si no tenéis, calentáis agua y agregáis el  azúcar.Cuando rompa a hervir bajáis a fuego bajo y cocináis unos 15 minutos. Le damos un par de pasadas para que quede más caladito (foto 3).  Una vez calado con el almíbar, con cuidado, enrollamos el bizcocho sin retirarle  el papel y lo dejamos enfriar  (foto 4). 

Apartando masa para el fondo de bandeja 

Al tercio de la masa que hemos reservado le añadiremos unas gotas de tinte para dejarlo de color verde (fotos 1 y 2). 

En una bandeja pequeña en la que vayamos  a presentar el tronco, la untamos muy bien con mantequilla, para que la masa no se pegue . Vertemos, extendemos y nivelamos sobre la bandeja la masa que tintamos anteriormente (foto 3). No hace falta que este bizcocho sea muy grueso, solo buscamos una base comestible y coloreada para nuestro tronco. Introducimos la bandeja en el horno, a media altura, a 170°C por arriba y abajo, durante unos 10 minutos (foto 4).

Tronco de Navidad con arte y pacienciaRellenando el tronco

Montamos la nata y azúcar con la batidora de varillas, es recomendable que la nata esté fría de la nevera para que monte mejor (foto 1).
Desenrollamos el bizcocho con cuidado y extendemos sobre él la nata de forma homogénea. Ahora enrollamos el bizcocho relleno con mucho cuidado, ayudándonos de un cuchillo largo para despegar el bizcocho del papel sin que se nos rompa el bizcocho (fotos  2 y 3). Después,  cortamos un extremo tronco, en diagonal (foto 4). Reservamos las dos piezas, con el pliegue final hacia abajo para que no se vea.



Tronco de Navidad con arte y paciencia

Los chocolates

Para nuestro tronco vamos a hacer dos tipos de chocolates, un betún para la primera cobertura del tronco y otro para la corteza y detalles decorativos.
Para el betún cobertura (foto 1), mezclarmos en un bol, unos 100 gramos de mantequilla, con azúcar glas, después fundimos en el microondas media tableta de chocolate fondant, a temperatura baja y a intervalos de 15 a 30 segundos, lo incorporamos, mezclamos de forma homogénea y lo dejamos reposar .

Presentamos sobre el fondo de bandeja las dos piezas del tronco (foto 2,) utilizamos un poco de betún para unir las piezas, es recomendable poner trozos de papel de horno a los lados, para evitar ensuciar el fondo con el betún, de forma que después podamos retirarlos fácilmente.
Una vez tenemos el tronco en su sitio y con la forma que deseamos, lo cubrimos con el betún de chocolate, pero dejando libres los tres extremos del tronco, para que parezca que está serrado.

Para la corteza (foto 3), fundimos en el microondas una tableta de chocolate fondant, del modo anterior, extendemos uniformemente sobre una hoja de papel de horno, con ayuda de una espátula o cuchillo largo, después, con cuidado lo introducimos en el frigorífico para que endurezca, al menos por media hora.

También con chocolate fundido hacemos hojitas (foto 4). Para ello, cubrimos hojas naturales limpias, por ejemplo de albahaca, y dejarlas enfriar, después, con cuidado, se separan las hojas del chocolate y tenemos hojitas de chocolate.
Tronco de Navidad con arte y paciencia
Montando el tronco


Sacamos del frigorífico el chocolate para la corteza, con la mano lo vamos rompiendo en trozos alargados e irregulares,. (foto 1). Con arte y paciencia, vamos pegando los trocitos cubriéndolo todo y conformando la corteza de nuestro tronco, podemos ayudarnos del betún para pegar trocitos en sitios más complicados (foto2)







Los detalles finales

Utilizaremos merengue para hacer unas setas como toque final. Para ello batimos 1 clara de huevo a punto de nieve con la batidora de varillas, después vamos añadiendo azúcar glass sin dejar de batir, hasta que conseguimos un merengue más o menos consistente (foto 3).  Lo metemos en una manga pastelera y, sobre un papel de horno, vamos haciendo por un lado los pies y por otro  los sombreros de las setas, añadiendo gotas de tinte podemos dar color a estos detalles si queremos (foto 4). 

Metemos los merengues al horno a unos 100°C durante 20 minutos y con calor por arriba y abajo. Pasado el tiempo y habiendo dejado reposar unos minutos, juntamos los sombreros y los pies, usando un poco de betún de chocolate si nos ha sobrado.
Colocamos setas entre los huecos de la corteza del tronco y también sobre el fondo de bandeja. También ponemos las hojitas de chocolate y cualquier otro detalle que se nos ocurra. Después espolvoreamos las setas con un poco de cacao en polvo y todo el conjunto con azúcar glass para dar al conjunto aspecto de nevado.

Qué os ha parecido, bien bonito y vistoso, ¿no? Espero que os animéis ahora que vienen estas fiestas aunque podéis prepaprarla en cualquier época.


Os espero en Facebook y e mi blog Con Arte y Paciencia